Publizitatea
Bannerra
Que paguen ellos su crisis PDF fitxategia Inprimatu E-posta
2009/01/10

KOLABORAZIOAK
Gaizka Rial - militante internacionalista

El balance del capitalismo es: Millones de personas en situación de hambre, 1% de los más ricos posee un 35% de la riqueza mundial y una exclusión social sin precedentes de personas, y países. La producción de bienes reales ocupaba en 1971 el 90% de la economía y el 10% era especulativo, mientras que hoy más del 95 % es de carácter especulativo y menos de un 5% de las inversiones son dedicadas a la producción y servicios.
Un modo de vida insoportable.

Desde el 73 con la crisis del petróleo han ido llegando en la última época diferentes crisis como la de México en el 94, Asia en el 97, en el 98 Rusia, 99 Brasil, 2000 Turquía, 2001 Argentina…

La situación política, económica y social internacional está atravesada por las contradicciones de clase. Y si hablamos de crisis, la clase trabajadora está sufriendo una permanente situación de crisis agravada desde la implantación del neoliberalismo en la década de los 80. Sea en situación de “bonanza económica” o en época de “frenazo” económico, la crisis ha estado instalada siempre sobre la clase trabajadora en todas sus expresiones: reparto de la renta, condiciones de trabajo, coberturas sociales, privatizaciones… Todos los recursos han ido a las manos de los más ricos.

En esta ocasión coinciden tres crisis de gran amplitud -financiera, materias primas y alimentaria- con su consiguiente carga de concepciones ideológicas y una cuarta, más grave, que es la crisis de alternativas desde las posiciones de izquierda.

Los mercados financieros constituyen el eje conductor de la globalización.
La política de exaltación del consumo y especulación general que ha estado impulsando el capital financiero ha provocado esta crisis generada en EEUU a raíz de los préstamos hipotecarios a gente que ya es incapaz de pagarlos (facilitar vivir a crédito en lugar de con un salario adecuado) y a partir de allí se salta a la crisis financiera que se propaga por el mundo.
Esta crisis que es producto de la insaciable voracidad del capital, tiene su origen en la total desregulación y descontrol público de los mercados de movimientos de capital, la especulación, la impunidad de los Paraísos Fiscales y la ausencia de impuestos justos. Es decir, de la práctica de robar cuanto más en el menor tiempo, que no es más que la propia esencia del capitalismo.

Actualmente ellos si tienen un plan: es la reestructuración financiera con intervención del Estado a costa de los contribuyentes. No tienen otro proyecto sino el de volver a poner de pie este mismo sistema.

El capitalismo nos ofrece así el ejemplo de cómo entiende la democracia. El dinero público se usa para salvar bancos privados, para reponer las pérdidas habidas en ese casino que es la bolsa. La financiación del capitalismo nos está mostrando su cara más cruel.
El costo de la operación al ser asumido enteramente con dinero público, implicará un aumento de la deuda pública y una reducción de los ingresos del Estado mientras que aumentarán sus gastos vinculados al reembolso de la deuda, reducir los gastos sociales, pérdida de empleo, reducción del poder adquisitivo, que se pague la factura de este desastre con más trabajo, más penurias, más esclavitud laboral con la aplicación de medidas cada vez más liberales y la imposición del fundamentalismo de mercado … y un aumento de los impuestos indirectos.
Mientras la economía mundial se derrumba: La fortuna de los ricos sigue creciendo. Los beneficios empresariales se han incrementado un 73%, la banca obtiene beneficios escandalosos. El Gobierno Vasco regala más de 12.800 millones a los empresarios…

Este robo descarado es un ataque contra la clase trabajadora.
La pretensión del capitalismo y los gobiernos de EEUU y de todo el mundo es “socializar las pérdidas”: que los trabajadores paguen la catástrofe generada por el capitalismo.
La crisis financiera también sirve de coartada en el lado real de la economía capitalista, para un recorte generalizado de los derechos laborales y sociales. Otra manera de hacer rentable la catástrofe a través del miedo.

Terrorismo financiero, crimen bien organizado por quienes son los responsables:
. Las organizaciones  e instituciones políticas porque ellas han diseñado, fomentado y fortalecido la estrategia de las multinacionales sin la discusión del tipo de crecimiento económico y su distribución, porque fomentan infraestructuras inservibles para enriquecimiento del empresariado.

. Banqueros y empresarios que manipulan los valores y conducen a un fraude financiero sabedores de que pueden hacer lo que les venga en gana y que, llegado el caso, recibirán dineros públicos para seguir robando miles de millones a través de esta globalización pirata.

. Los medios de comunicación interpretando su papel propagandístico de perpetuar el capitalismo.
. El sindicalismo abrazado a las subvenciones y que les ayuda a gestionar la crisis.
. Quienes nos llevan a guerras y gastos militares y de vigilancia para el control social astronómicos.

Todos nos invitan a arrimar el hombro; que la única manera inevitable de salir de la crisis es adoptando medidas antisociales. “Que tranquilos, que estamos en una buena situación para afrontar este revés pasajero”, educándonos a pensar solo como propietarios y consumidores pero no como trabajadoras.
Todos con cara de preocupación mintiendo hasta el cansancio a la población para propiciar el efecto de borregos al servicio de sus “mercados”.
Todos ellos defienden políticas ultraliberales y de rebajas de impuestos que sólo benefician a los ricos. Buscan perpetuar este sistema basado en la injusticia.

No se trata de errores del sistema ni que a partir de ahora va a ser diferente y los van a corregir. El dinero no se evapora, pasa de unas manos a otras de los mismos ladrones. Nadie les castiga. Se les premia con más dinero.
Las reformas propuestas sólo agravan el problema. En primer lugar, porque lo que hacen los bancos con esa liquidez es continuar con lo que hoy día saben y les conviene hacer: especular.
Pero para las ayudas sociales, para las pensiones… para esto no hay dinero.

¿Y de nuestra crisis que?
¿Qué hay en el capitalismo que tengamos que defender y ayudar a sostener la clase trabajadora?
La situación de segmentos cada vez mayores de la clase trabajadora sumida en la precariedad, que golpea con mayor fiereza a la juventud, a la mujer y a la población inmigrante; salarios miserables, condiciones de trabajo indignas… y el paro.

Es necesario un cambio de modelo económico social y político, discutir, movilizarse en todos los ámbitos. Es hora de organizar la rabia, de impedirles reorganizar el capitalismo, de hacerles pagar su crisis, de desarrollar una teoría y práctica democrática en la que al hablar de desarrollo nos estemos refiriendo al progreso social y al respeto de soberanía de los pueblos.

Una práctica democrática de orientación socialista.

Iruzkinak (0)

Iruzkina idatz ezazu

laburra | luzea

busy
 
Loading..
Urria 2019 Azaroa 2019
As As As Os Os La Ig
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31
Egun hauetan ez dago ekintza programaturik
Ikusi agenda osoa

Get Flash to see this player.