Publizitatea
Bannerra
¿ Lizarra - Garazi 2 ? PDF fitxategia Inprimatu E-posta
2008/11/28

KOLABORAZIOAK
Koldo Castaños - Ex-concejal de Euskal Herritarrok en Barakaldo
Desde que se dió por roto el último proceso negociador, y desde que los estados francés y español aceleran en su ataque represivo, desde que es evidente que estamos en un nuevo ciclo de enfrentamiento, al mismo tiempo, se va viendo cada vez más clara en Euskal Herria la necesidad de acumular fuerzas en el campo abertzale y progresista. De unirnos para cambiar la actual correlación de fuerzas.


Este otoño se cumplen diez años del pacto Lizarra-Garazi y en torno a ese recuerdo se han oido las valoraciones-balance de algunos de sus protagonistas. En muchos casos (PNV, EA) han aprovechado para remarcar que el pacto se rompió por culpa de ETA, basándose en la ruptura del alto el fuego, pero sin dar argumentos racionales que expliquen aquella decisión de ETA. Como si todo fuera fruto de su “pura maldad”. Es cierto que al principio la base de la Izquierda Abertzale se vió sorprendida por la ruptura porque no se conocían los entresijos de la situación. Pero con un poco de perspectiva enseguida vimos claro que fué en realidad el PNV el que dió la ciaboga en su rumbo al ver que la subida de EH ponía en peligro su hegemonía en el mundo abertzale. Volvieron a prioritar los intereses de partido. Ciertamente el pacto no estaba tan blindado como hubiésemos querido.

Diez años después diversas voces coinciden en recuperar aquella bandera. ELA, su comité nacional en declaración solemne y su ex-secretario Elorrieta critican el último proceso negociador con el PSOE y apuestan por un acuerdo entre abertzales. Plantean que hay que definir seriamente una estrategia soberanista, civil, pensada a medio y largo plazo y con un contenido social en el que el acuerdo entre los sindicatos ELA y LAB haría que “estuviera hecho la mitad del camino”. Se trata de hacer algo más que de firmar en una hoja unos puntos genéricos y se comprometen a implicarse ésta vez “desde el núcleo del proceso”. Voces similares se escuchan desde EA, eso sí haciendo hincapié en que el obstáculo es la lucha armada, la presencia de ETA. Aralar no parece muy ilusionada con eltema. La Izquierda Abertzale ha insistido en sus declaraciones en que lo principal es en base a qué se dá la acumulación . Y los puntos mínimos siguen siendo la territorialidad y el derecho de autodeterminacióm. ETA en el último comunicado ha vuelto a nombrar a los contenidos del acuerdo de Lizarra -Garazi como “la clave para la solución del conflicto”.

Hay confluencia, y no parece una casualidad, algo se mueve y va ganando terreno. En la terminología aparece la nueva referencia “bloque o polo soberanista”. Los únicos que se descuelgan claramente en declaraciones y sobre todo en hechos son los del PNV, ni siquiera Egibar,atado en corto, alienta a su sector interno abertzale. En el PNV,  cada vez más ligados a Madrid, sólo están ahora en busca de estabilizar sus negocios.

Quedaría pues el campo abertzale y progresista a la izquierda del PNV. Una enorme masa social que ya inundó (80.000 personas) las calle de Bilbo en abril del 2007 al de poco del alto el fuego. Un movimiento con un gran potencial.

Queda por ver la exigencia a ETA . Ésta ya dejó claro que ella no sería un obstáculo, si hay una voluntad seria de avanzar, y en el último proceso negociador ya ofreció y, ante observadores internacionales, el desmantelamiento de sus estructuras militares si se  llegaba a un acuerdo.
La dinámica de exigir condiciones previas (renuncia ya a la lucha armada, condenas explícitas de una violencia...) es un atolladero que hay que evitar.

Hace falta ganar en confianza mutua, por ejemplo cuando algunos vienen de convertir su supuesto enfrentamiento  al estado en simples números de fotografías  para el helicoptero. EA  tendrá que demostar que sabe aguantar la presión ( EL PP ha empezado ya a ha dirigir las baterias de la maquinaria represiva hacia ellos), deberán demostrar que su no coalición con el PNV es un giro estratégico (EA de Gipuzkoa está más cerca del PNV que de otra cosa) y no un mero intento de pescar votos en la izquierda abertzale ( Otegi ya ha dicho: “desde luego yo no voy a votar a EA”), para luego, pasadas las elecciones, volver al calor de la compañía del PNV. Porque en la lucha contra el estado hace frio y se paga con sangre, sudor y lágrimas. Lo sabemos muy bien. En cuanto a la unidad entre ELA y LAB se tendrá que dar también en la práctica de los posicionamientos y luchas fábrica a fábrica, convenio a convenio.

Hay pues un largo camino. Diseño de la estrategia , hoja de ruta o bases socio-políticas. Y ya han empezado las maniobras intoxicadoras (El Pais) que hablan de plataformas electorales y mezclan nonbres propios  con los que se suponen que están tejiendo esa acumulación de fuerzas. También la Mesa de Malzaga ha denunciado estas noticias. Quieren confundir  planos. Si algo se consigue será desde luego después de las elecciones. 

  ¿Y mientras? ¿Qué podemos hacer mientras los ciudadanos-as de a pie? ¿Dónde empezar con nuestro compromiso personal? En procesos anteriores ha habido intentos de movilización sin la presencia  directa de los partidos: Milakabilaka, Nazioeztabaidagunea, Ahotsak... Y ahora?  Tasio Erkizia hacía en Gara (24-11-2008) una interesante propuesta:”Recuperar la confianza mutua en la tarea diaria de la construcción nacional”... “potenciar espacios naturales de actividad política en común”....“crear un movimiento desde nuestros barrios y pueblos”.

Después de Argel, Lizarra-Garazi, Anoeta... ¿queda espacio para la ilusión? La izquierda abertzale, su militancia curtida en la ilegalización y en la represión, es la garantía, el motor para llevar a este pueblo hacia la independencia y el socialismo.
Pero sólos no podemos.
Todo está por hacer.
Todo es posible.

Iruzkinak (0)

Iruzkina idatz ezazu

laburra | luzea

busy
 
Loading..
Urria 2019 Azaroa 2019
As As As Os Os La Ig
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31
Egun hauetan ez dago ekintza programaturik
Ikusi agenda osoa

Get Flash to see this player.