Entrevista a Idoia Kareaga, directora en Hala Dzipo Inprimatu
2008/06/03

Ya está cerca el 7 de junio y con él la “Euskal Musikaren Jaia” que como todos los años celebra Hala Dzipo para sacar a la calle el trabajo de todo el curso.  Para que nos cuente que tienen pensado para éste sábado y para acercarnos un poco a la historia de esta fiesta y a la de Hala Dzipo, hemos estado con Idoia Kareaga, directora de la escuela y txistulari en el grupo “Erre Ke Erre”.

H.K: Aupa Idoia, vamos a empezar mirando a los primeros años… ¿cómo y cuándo surgió la idea de crear una escuela como Hala Dzipo?

Idoia: La idea surgió en 1988 y lo que es el grupo como tal en el 89. La idea fue consecuencia de una gazte asanblada que empezó a reunirse en Barakaldo durante los 80. De la gente que quedó surgió Hala Dzipo, sobre todo con el objetivo de difundir la cultura y el folklore vasco en Barakaldo por la necesidad que había. En un principio lo que se hacía eran talleres de zancos, goma espuma, txalaparta, dulzaina… en la parte de atrás del antiguo matadero que compartíamos con un club de motos. Queríamos dar una salida a los jóvenes en el campo de la cultura y el tiempo libre.

H.K: ¿Desde esa idea de un principio hasta lo que hoy es la escuela cuál ha sido la trayectoria?

Idoia: En el 91 presentamos, junto con los grupos de danzas, un proyecto para la creación de una escuela de instrumentos autóctonos al ayuntamiento, que tras una primera negativa terminó aprobando. Otro salto lo dimos en el 92/93 al empezar a trabajar en extraescolares con los niños, porque suponía más regularidad y se podía pensar en un proyecto de futuro. Fue aquí cuando la escuela empezó a coger importancia y en 3 ó 4 años contábamos ya con ciento y pico alumnos.

H.K: ¿En todos estos años cuáles han sido las principales dificultades a las que habéis tenido que hacer frente?

Idoia: Los locales siempre han sido un problema. Al principio el ayuntamiento nos dejaba los centros en horario extraescolar, pero al ver que les pisábamos sus actividades nos echaron. Fue gracias a una conocida de Barakaldo que encontramos este colegio que era del obispado y al vernos tan desesperados y con los niños en la calle nos lo dejó en régimen de alquiler. Por otro lado las ayudas económicas del ayuntamiento siempre han sido muy bajas y cada vez son menores, por eso en 2001 decidimos oficializar la escuela porque había que dar una estabilidad económica al profesorado.

H.K: ¿Echando la vista atrás qué queda y qué ha cambiado de ese primer proyecto surgido a finales de los 80?

Idoia: Hoy en día se puede hablar de “Euskal Musika Eskola”. Todo lo de los talleres de goma espuma se intenta mantener los viernes, pero cada vez  menos. Ahora se sale más con fanfarreas, grupos instrumentales, abesbatza… Es sobre todo difusión cultural, musical. Pero sí quiero destacar que aunque es una escuela de música no es una academia. Es un proyecto nacional, pero también social, es muy importante que la base del contenido sean siempre canciones del repertorio folklórico vasco, pero también lo es que los alumn@s saquen a la calle  lo que saben. Por eso está la fiesta de fin de curso, entre otras actividades.

H.K: Hablando de la fiesta de fin de curso… ¿cuales son los objetivos principales?

Idoia:
El objetivo de la fiesta del sábado es poner en práctica todo lo aprendido durante el curso y que los niños salgan en masa junto con los profesores al escenario y a la calle. Ese es el objetivo principal, pero desde hace unos años queremos darle un carácter más general y abrirlo al resto de la gente del pueblo. Por eso se le cambió el nombre de “fiesta de fin de año” a  “Euskal Musikaren Jaia”.

H.K: Para aquell@s que todavía tengan dudas cuéntanos un poco de qué vamos a poder disfrutar este sábado.

Idoia: El día empieza con una kalejira desde la Herriko Plaza en la que la música ocupa toda la calle El Cano hasta el metro: txistularis, albokaris, zanpantzarrak… A las 13:00, ya en San Vicente, “Emanaldi Musikala” donde participarán todos los alumn@s de la escuela: txalapartaris, “Hamaika Kolore”, los “txikis” de tres a cinco años interpretando “axun kla kla” y “kanuto”, fanfarreas, trikitilaris… y para terminar el abesbatza que hará un popurrí de Oskorri . Tras la comida tocaremos varios profesores y alumn@s y repartiremos las canciones para cantarlas entre tod@s (“kantu kantari”). A las 18:00 tocarán los “konbos” que es un grupo instrumental formado por alumnos de la escuela que versionan a grupos como la Polla, Kortatu… y tras ellos “Kali eta Pika”. Y para terminar erromeria con Amaiur.

Mila esker  Idoia por habernos explicado la historia de Hala Dzipo y todo lo referente a la “Euskal Musikaren Jaia” de este año. Nos vemos el sábado.