Una familia de Arteagabeitia ha sido desahuciada, sin ningún tipo de alternativa habitacional. Inprimatu
2019/01/15

Esta mañana finalmente se ha ejecutado la orden de desahucio contra una familia de Arteagabeitia sin recursos, que se queda en la calle. El desahucio se ha producido por la negativa de la persona dueña de la vivienda a renovar el contrato de alquiler y se quedan en la calle ya que no han podido encontrar otra vivienda por el alto precio de los alquileres y la falta de recursos económicos de la familia.

alt=""

La ejecución del desahucio estaba prevista para las 09:15 cuando a aparecido la comitiva judicial para proceder al mismo. La propia familia junto a Berri-Otxoak ha tratado de negociar con la comitiva para intentar aplazar el desahucio hasta encontrar una alternativa, pero la comitiva judicial se ha negado a hablar y directamente ha ejecutado el desahucio. De momento la familia se queda literalmente en la calle.

Berri-Otxoak ha denunciado que el protocolo anti-desahucios firmado por los ayuntamientos de EUDEL, el Gobierno Vasco y el poder judicial es papel mojado y que no se está aplicando, como queda ha quedado demostrado con el desahucio de hoy. Berri-Otxoak ha culpado a las tres instituciones por el desahucio de hoy y las ha responsabilizado de que esta familia se quede en la calle.

Al ayuntamiento de Barakaldo por no haber actuado desde el principio, sobre el mes de mayo, cuando ya se conocía que podría suceder esto. De hecho, hasta última hora los servicios sociales no han realizado el informe sobre la situación de la familia. También denuncian la pasividad que han tenido, a la hora de facilitar alternativa y realizar un seguimiento a la familia. En el caso del Gobierno Vasco, señalan que no ha tramitado un piso social, al que tienen derecho. Por último, en el caso del poder judicial denuncian que no a paralizado el desahucio a pesar de que nos encontramos ante una situación de vulnerabilidad.

Tras el desahucio el equipo de gobierno de Barakaldo ha tenido un acto, en el centro para la seguridad vial, al que se preveía que acudiese la alcaldesa. Por ese motivo, Berri-Otxoak y las personas que se han concentrado frente al desahucio se han acercado, para exigir a la alcaldesa una solución para la familia. Finalmente la alcaldesa no ha acudido, aunque se ha mantenido la protesta.