EH-Bildu Santurtzi denuncia la presencia de Lindano en el Arroyo Ballonti Inprimatu
2018/05/24

Imagen del Arroyo Ballonti

Nota de EH-Bildu Santurtzi

Los resultados de los análisis realizados por EHBildu no dejan lugar a dudas: La concentración de lindano en el arroyo Ballonti supera en más de 17 veces los límites permitidos por las normas de calidad ambiental vigentes en el estado y en Europa. En una rueda de prensa realizada en el parque Ranzari de Kabiezes, desde donde se observan los 68.000 m2 de la explanada de lo que fue la escombrera Etxe-Uli, EHBildu de Santurtzi ha hecho públicos los resultados de los análisis realizados en las aguas del arroyo Ballonti.

Según ha afirmado Imanol Urtiaga, portavoz de la coalición soberanista, los resultados llegados del laboratorio contratado por EHBildu no dejan lugar a ninguna duda, “ya que la concentración de lindano (HCH) detectada es más de 17 veces mayor que los limites que establecen las normas de calidad ambiental vigentes”. Concretamente, los resultados aportados por el laboratorio, cuyo informe ha sido aportado a la prensa, han detectado una concentración de 0,694 microgramos por litro, cuando el máximo admisible según las citadas normas a través del Decreto Ley 817/2015 es de 0,04 microgramos por litro.

Tal y como ha recordado Imanol Urtiaga, la semana pasada a través de un video difundido por las redes sociales, EHBildu hizo público la toma de estas muestras de agua y anunció la contratación de un laboratorio especializado en este tipo de trabajos para saber si aún a día de hoy el lindano existente en la escombrera Etxe-Uli sigue filtrándose con el agua de la lluvia al arroyo Ballonti.
En ese video, además, se recordaban las principales cuestiones que han ocurrido en torno a esta polémica escombrera desde su apertura en 1962: ocupación de terrenos públicos, desvío y canalización del arroyo Ballonti, vertidos de todo tipo de productos tóxicos y peligrosos, quema incontrolada de residuos industriales… Así mismo, en el citado video también se recordaba que IHOBE, organismo público dependiente del Gobierno Vasco responsable de los suelos contaminados, ha realizado informes en los años 1992, 2006 y 2009 donde se certifica la existencia de lindano y otros muchos productos tóxicos y peligrosos, así como el hecho de que se filtran al Arroyo Ballonti. La coalición destacaba además que todas estas cuestiones quedaron también probadas a través de una sentencia del Juzgado de lo Penal de Barakaldo en el año 1996, en la que se condenó a los responsables de la escombrera por delito contra el medio ambiente, imponiéndoles penas de 6 meses de cárcel y 2 multas de 10 millones de pesetas. Esta sentencia fue la primera de estas características en Bizkaia.

Desde EHBildu han afirmado que no entienden cómo es posible que 26 años después del primer informe de IHOBE, o 22 años tras la sentencia por delito contra el medio ambiente, esta grave situación siga igual que en el punto de partida. Para la coalición es evidente que los Gobiernos Municipales de PNV y PSOE, unas veces en coalición y otras en solitario, y el Gobierno Vasco, con los mismos colores políticos, o no son capaces de solucionar este grave problema o lo que es peor, han mirado y miran para otro lado para no enfrentarse a quienes contaminaron Santurtzi con total impunidad.

Por último, desde EHBildu han anunciado la presentación de una moción para su debate en el Pleno Santurtziarra, con la que pretenden empezar a dar pasos hacia una solución que no puede hacerse esperar más. En esa moción, desde la coalición soberanista plantean solicitar al Gobierno Vasco que a través de IHOBE realice un nuevo análisis de los suelos de la escombrera y posteriormente, lo que es más importante, un plan de actuación que concrete cual tiene que ser el proceso para recuperar ambientalmente los suelos de la escombrera Etxe-Uli. Por otro lado, la moción también planteará que el Ayuntamiento presente en su nombre una querella o denuncia de los hechos contra quienes contaminaron los suelos y/o sus actuales propietarios, ya que según la ley 22/2011 de Residuos y suelos contaminados, quien contamina es quien debe asumir los costes de la contaminación. Algo que como resulta evidente, lleva 26 años sin cumplirse.