Vuelven a condenar a la fundación del Guggenheim por vulnerar el derecho a la huelga Inprimatu
2018/03/27

Imagen de las protestas

En el verano del 2016, educadoras subcontratadas del Guggenheim realizaron diferentes movilizaciones y huelgas para reivindicar: reivindicando la inclusión en los pliegos de licitación, la cláusula de subrogación, así como mejoras laborales y salariales para la plantilla de 18 educadoras subcontratadas. La respuesta de la Fundación Museo Guggenheim fue la internalización repentina del servicio que se pensaba seguir subcontratando, contando solo con 3 personas, casualmente las únicas que no participaron en las huelgas.

El 23 de enero salió la primera sentencia por las denuncias contra la empresa Manpower Group Solutions SLU y la Fundación Museo Guggenheim Bilbao. En la resolución se condena a la fundación a pagar una indemnización de 6.251 euros por vulnerar el derecho a la huelga. Además, declaro nulo el despido y obligo a la fundación a readmitir a la persona denunciante. El pasado 21 de marzo ha salido una segunda sentencia, condenando nuevamente a la fundación Guggenheim por vulnerar al derecho a la huelga, en el mismo sentido.

Nota de prensa:


El pasado 23 de enero se dictó sentencia sobre el primer juicio celebrado contra la empresa Manpower Group Solutions SLU y la Fundación Museo Guggenheim Bilbao, siendo esta última condenada a pagar una indemnización de 6.251 euros por la vulneración del derecho a huelga, declarándose el despido nulo y obligando a la readmisión en plantilla del propio museo a la demandante.  

Por otra parte, el 21 de marzo de 2018 se ha dictado sentencia sobre el segundo juicio de otro trabajador de la subcontratata Manpower Group Solutions SLU para la Fundación Museo Guggenheim Bilbao, con un resultado idéntico al anterior.

La Fundación Museo Guggenheim Bilbao resulta de nuevo condenada a pagar salarios de tramitación y una indemnización de 6.251 euros por la vulneración del derecho a huelga, declarándose nulo el despido y obligando a la readmisión del demandante en la plantilla del propio museo.

Los hechos se remontan al verano del año 2016, durante los meses de junio julio y agosto, cuando la plantilla de 18 educadoras subcontratadas para el museo y organizadas en el sindicato LAB, protagonizaron diversas jornadas de movilizaciones y huelgas reivindicando la inclusión en los pliegos de licitación la cláusula de subrogación y mejoras en las condiciones laborales y salariales extremadamente precarias que padecían.

La respuesta de la Fundación Museo Guggenheim fue la internalización repentina del servicio que se pensaba seguir subcontratando, contando solo con 3 personas frente a las 18 que habían venido prestando el servicio. Como remate de su decisión, estas 3 personas fueron las únicas no huelguistas, dejando en la calle al colectivo que respaldo las protestas al completo. Como bien indica la sentencia, esta decisión responde claramente a una venganza contra quienes reivindicaban condiciones laborales dignas y que hicieron pública la situación en la que se encontraban.  

Desde el sindicato LAB celebramos, a pesar de todo lo sufrido por la plantilla en este largo año y medio, que al fin sea reconocida la injusticia de la que fueron víctimas. Queremos remarcar y felicitar su actitud luchadora durante todo el conflicto y la que han mantenido ante la vulneración de sus derechos, demostrando una vez más que la organización y la lucha son el camino a seguir contra la precariedad.