Publizitatea
Bannerra
El salario medio anual de las mujeres es un 28% inferior al de los hombres PDF fitxategia Inprimatu E-posta
2008/11/17

LAB Sindikatua

En Hego Euskal Herria el salario medio anual de las mujeres supone alrededor de un 72% del salario medio anual de los hombres, lo que significa una diferencia aproximada de 7.200 euros anuales, según los datos que recientemente ha publicado el INE (Encuesta de Estructura Salarial 2006, publicada por el INE).

La conclusión más importante y rotunda que se extrae de esta información estadística indica que la brecha salarial existente por razón de género constituye una vergonzosa discriminación, una grave injusticia que en lugar de corregirse va en aumento.

Los portavoces del neoliberalismo económico y la patronal local no pueden ocultar esta realidad, pero intentan matizarla o suavizarla alegando la desacertada orientación profesión de las mujeres, su reciente incorporación al mercado laboral, la antigüedad, el tipo de contrato, de jornada, etc.

Sin embargo, les resulta más difícil justificar por qué las mujeres en Hego Euskal Herria soportan una tasa de temporalidad del 32,4% frente al 22,2% de los hombres; o por qué el 85% de las personas contratadas a tiempo parcial son mujeres (a pesar de que den por sentado que a ellas les corresponde cargar con el sobreesfuerzo de conciliar la vida laboral y las responsabilidades familiares). En definitiva, es evidente que las mujeres siguen ocupando un papel subsidiario en el ámbito laboral, fundamentalmente por culpa de las prácticas discriminatorias que el empresariado ejerce sobre el colectivo femenino.

Como consecuencia de la segregación vertical, en general, las mujeres son relegadas a ocupar categorías profesionales inferiores y peor pagadas, encontrando serias dificultades para promocionar a lo largo de su carrera profesional y acceder a puestos de mayor responsabilidad.

Asimismo, la segregación horizontal impone criterios arbitrarios y discriminatorios en la valoración de puestos de trabajo y en la asignación de retribuciones. De esta manera, comprobamos que en todas las actividades económicas y en todas las categorías profesionales (desde los puestos directivos a los trabajos menos cualificados) las mujeres obtienen una remuneración media inferior a la de los hombres.

Algo parecido ocurre si analizamos las diferencias salariales para cada nivel de estudios. El caso más extremo es el de las mujeres sin estudios o con educación primaria, que cobran alrededor de un 40% menos que los hombres con el mismo nivel de estudios. Mientras que en el grupo de trabajadores y trabajadoras con estudios superiores las desigualdades disminuyen, ya que el salario medio de las mujeres es entre un 25% y un 28% inferior al de los hombres.

Ahora bien, el tipo de jornada laboral pactada es una de las variables que más determina la cuantía de los salarios. En este sentido, observamos que la brecha salarial entre hombres y mujeres es menor si tenemos en cuenta el salario medio percibido para un mismo tipo de jornada. Concretamente, en Nafarroa el salario medio anual de las mujeres contratadas a tiempo completo es un 18% inferior al de los hombres que también trabajan a tiempo completo. Y en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa las mujeres cobran de media un 16,6% menos que los hombres, si nos atenemos a las retribuciones medias para una jornada a tiempo completo.

El tipo de contrato también determina en gran medida el nivel salarial de los trabajadores y trabajadoras. En efecto, se trata de un factor que está directamente relacionado con la antigüedad en la empresa; pero es indiscutible que los contratos temporales también están asociados a los trabajos menos cualificados, peor considerados y mal remunerados.

Según la encuesta del INE, las personas que trabajan en la CAV con un contrato temporal (duración determinada) ganan por término medio un 34,2% menos que las que tienen un contrato indefinido. Mientras que en Nafarroa el salario medio obtenido con un contrato temporal es un 26,2% inferior a la remuneración media de un contrato indefinido.



Otro colectivo que soporta los efectos de la discriminación salarial es la juventud, que a su vez padece una tasa de temporalidad superior al 70%. En la CAV la juventud de edades comprendidas entre 20 y 29 años percibe una remuneración inferior en un 27,2% al salario promedio. Mientras que en Nafarroa la juventud gana un 18,3% menos que la media.

También la población inmigrante recibe un tratamiento discriminatorio que se refleja en sus condiciones laborales y salariales. En concreto, la población inmigrante procedente de fuera del Estado español, por lo general obligada a ocupar los trabajos de más baja calidad y de menor cualificación, reciben por término medio un salario entre un 25% y un 28% inferior.

Ante estas condiciones de precariedad y discriminación salarial, además de denunciar las prácticas empresariales, es imprescindible adoptar una actuación sindical comprometida en la negociación colectiva como instrumento para superar estas desigualdades. El compromiso de LAB en la lucha contra estas situaciones de discriminación también supone una contribución a un reparto más justo de las rentas.

Secretaría de Políticas Económicas de LAB

Iruzkinak (0)

Iruzkina idatz ezazu

laburra | luzea

busy
 
Loading..
Urria 2020 Azaroa 2020
As As As Os Os La Ig
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31
Egun hauetan ez dago ekintza programaturik
Ikusi agenda osoa

Get Flash to see this player.

GARA

Busty Kate K Playing With Ddfbusty Com Hot Handjob From An Amateur Ebony Chick Sucks And Strokes Cock Indian House Wife Sex With Devar Amateur Spy Cam Fuck 7 Spy Voyeursex Spy Camera Indian Lady With Neighbour tranyraw.com gayrawclub.com